Paloma Silva

Qué somos. Es la pregunta del día. Quién nos mira si hemos ofrecido nuestros cuerpos para ser el brazo y los pies de los ausentes, la fuerza de los seres carentes de ella. Pero que creyéndolos sabios de espíritu, nos hemos encontrado con consciencias deformes. Al final me quedo con la imagen de una sociedad mutilada por el engaño del progreso económico. Y, ¿ahora? A dónde van los seres de espíritu libre. Aquellos que nos sentimos ajenos a este tiempo… ¿habrá algún sitio para estar?