La gramática de la fantasía

La gramática de la fantasía
(Introducción al arte de inventar historias)

El título de este post es un homenaje a Gianni Rodari, y su ensayo que describe los mecanismos de la fantasía y las leyes de la invención. Obra que seguramente la autora del siguiente “Comunicado importante” disfrutó mucho.

Publicado por Piña Palmera en su página oficial de Facebook [17/07/2017]

Comunicado Piña Palmera

Yo soy el “visitante extranjero” a que se refiere el comunicado, una manera menos creativa de decirlo es que fui un voluntario en Piña Palmera durante 6 meses. El motivo de explicitar mi procedencia foránea permanece un misterio. ¿Habría, tal vez, de considerar nupcias con una mexicana antes de abrir un blog? Estaría dispuesto a considerar pareceres al respecto.

“Que ha plagiado y utilizado el nombre de Piña Palmera”. La reclamación por violación de derechos de autor y difamación de la señora Flavia Anau ya fue desestimada por insustancial. Resulta ridículo insistir en este punto. Sin embargo, cualquier referencia explícita a este blog y mi persona sí sería difamación por su parte.

“Haciéndose pasar como vocero de los y las voluntarias”. Segunda acusación, de suplantación esta vez. El blog se presenta abiertamente como espacio independiente a Piña Palmera. ¿Es tan difícil aceptar que los voluntarios tengan el derecho de expresar sus opiniones?

“Aclaramos y nos deslindamos totalmente de cualquier información y uso indebido (…)”. Sé que la intención aquí era aclarar algo, y todavía esta frase confunde más que lo contrario. ¿Aclaras o te deslindas? ¿Aclaras que te deslindas? La única cosa clara es que nadie leyó una segunda vez antes de publicarlo.

“(…) que haga en nombre de la institución”. Por tercera vez, nadie está usurpando el nombre de Piña Palmera. Claro que este punto es demasiado difícil de aceptar ahora. Toma tu tiempo Flavia, me aseguraré que llegues a alcanzarlo.

“Invitamos a los y las personas que quieran saber sobre nuestras actividades”. Persona es sustantivo femenino, los personas es pura gramática de la fantasía, más allá de lo que Rodari mismo pudo imaginar. El amor hacia la conjunción copulativa en un afán por la hipercorrección política tiene como resultado esta sangría gramatical causante de úlceras oculares.

Entre todas sus faltas este comunicado revela más que en sus intenciones.
Primero, sólo impresionará a personas de mala fe o sin ningún contacto con la realidad, dos categorías que no necesitan ser convencidas.
Segundo, como ya expresé en mi entrada anterior, Piña urge de un responsable de comunicación. En este caso también un asesor legal que sí aclare los conceptos de plagio, suplantación y usurpación. Por último, pero no menos importante, una maestra de primaria que corrija la gramática de la coordinadora general.
Tercero, este comunicado es resultado de una sola persona, una muy sola de hecho. La insistencia obcecada en sus acusaciones evidencia la falta de cualquier discusión y confrontación con alguien. Es preocupante que en toda Piña nadie aportó nada a lo que, si inicialmente tuvo la intención de ser una declaración a los usuarios, acabó volviéndose un débil y pueril desahogo íntimo de la Emperatriz.

Con su gramática de la fantasía y contenido ficticio este “Comunicado importante” entrega al lector una descripción muy honesta de Piña Palmera: un cuento de hadas sin magia.

Ilian Ertugral