Eloise Taylor (versión en español)

Trabajé como voluntaria por un mes en piña palmera en febrero del 2017. Estaba horrorizada al encontrar lo opuesto a lo descrito en la página web de Piña Palmera. Estoy seriamente consternada sobre el bienestar de las cuatro personas que viven en las instalaciones de Piña Palmera con discapacidad severa y quiénes sufren de negligencia bajo el cuidado de Piña. Viven una vida aislada separada de las actividades diarias de Piña.

Jose se encuentra en una condición severa de desnutrición por lo que grita por comida. Su piel está muy seca lo que le ocasiona comezón. El es rutinanente tratado de una manera agresiva por algunos de los cuidadores, golpeando su cabeza y jalándolo de una manera agresiva. No se le permite masturbarse y se le quita la mano mientras se le cambia el pañal para que no pueda tocarse. José pasa la mayor parte del tiempo sentado (aunque puede caminar) recostado en una hamaca o en la cama. La mayoría de las noches podía escucharlo golpear fuertemente su cama que se asemeja a una jaula donde es encerrado cada noche durante horas ya que no está suficientemente cansado para dormir. A José le falta una dieta especial el necesita una dieta especial, movimiento o actividad física y estimulación mental en su vida diaria la musicoterapia sería ideal para él.

Paz quien podía caminar hace no mucho tiempo pero no recibió tratamiento de fisioterapia por parte de Piña por lo que ahora está confinada a una silla de ruedas. Ella necesita un tratamiento fisioterapéutico regular, más actividad física, estimulación mental y más interacción social, necesita ser incluida en las actividades diarias dentro de la comunidad de Piña, this will help elevate her depression. She needs Piña to think of bespoke activities for her thinking first of her needs.

Alfredo vive en una severa condición de negligencia, ha sido dejado por años dejado y debido a su condición su deterioro físico es muy grande. El necesita fisioterapia diaria urgente, sufre dolor constante estando abandonado en su cama la mayor parte del dia, algunos cuidadores lo manipulan de una manera muy ruda o agresiva, él necesita demasiada interacción social.

Malena también necesita movimiento integrado en sus actividades de la vida diaria, así como fisioterapia para ayudarla a ganar más movimiento y a disminuir su dolor.

La unidad de cuidados especiales de Piña se asemeja a un hogar de cuidados muy convencional donde los cuidadores no son valorados, no tienen una capacitación adecuada y son mal pagados por Piña. Me pareció que no hay una política de parte de las personas a cargo de Piña para mejorar la condición de vida y salud de éstas cuatro personas, aunque es completamente posible con los recursos existentes en Piña. En lugar de encontrar un ejemplo de valoración de los derechos humanos hacia estás cuatro personas y de permitirles una vida digna y de calidad encontré por parte del personal a cargo de Piña una actitud de perjuicio, haciendo menos el bienestar de éstas cuatro personas cómo si no importaran o el tema fuera de poca importancia. Dentro de Piña hay suficientes fisioterapeutas capacitados, así como voluntarios fisioterapeutas para implementar un programa consiste de atención terapéutica para las personas que viven en cuidados, sin embargo el área de fisioterapia de Piña se negó a esta propuesta. El área de cuidados especiales debe ser una prioridad para Piña Palmera con el personal, tiempo y voluntarios suficientes destinados para ello. Cómo una actividad más para los voluntarios el área de cuidados especiales podría tener dos rotaciones para extender el tiempo de contacto con los voluntarios. En general la comunidad de Piña necesita trabajar de acuerdo a las necesidades de éstas cuatro personas en lugar de segregarlas y tratarlas como miembros inútiles de la comunidad. Piña es un fraude y parece que alberga a estas cuatro personas en el área de cuidados especiales para ganar donaciones (a los visitantes se les muestra diariamente su zoológico cómo si fuera su hogar)